Burbujas de colores: ¿cómo se logran?

Leandro_Di_Tommaso_Burbujas de colores_3

¡Quiero saber cómo se hace!

Recibí varios mails y mensajes desde la página de Facebook consultando acerca de cómo fotografiar burbujas de colores y, ante el entusiasmo, decidí dar una breve explicación. Antes que nada, quisiera aclarar que la idea original la tomé del fotógrafo Bill Fortney, de uno de los cursos de fotografía macro que dicta a través de Kelby Training.

¿Qué necesito?

Para tomar la fotografía se necesita:

  • Aceite.
  • Agua.
  • Control remoto (para la cámara).
  • Cuchara o tenedor.
  • Fuente de vidrio.
  • Lámpara.
  • Objetos coloridos.
  • Soportes para mantener la fuente de vidrio elevada.
  • Trípode.

De todo lo anterior, puede obviarse el control remoto, pero es más simple si se tiene uno.

Armando el circo

Preparar todo para poder fotografiar burbujas de colores es simple, según se explica en estos pasos y tal como puede verse en la imagen debajo.

  1. Montar la fuente de vidrio sobre los soportes elegidos. En mi caso utilicé dos cajas de la misma altura.
  2. Desparramar debajo de la fuente los objetos coloridos elegidos. En el tutorial original, Bill utilizaba un repasador multicolor. En mi caso usé los sobres de unos saquitos de té.
  3. Colocar la cámara en el trípode, poniéndola de forma vertical hacia abajo y elevándola lo suficiente por sobre la fuente de vidrio, para que pueda hacer foco dentro de ella.
  4. Situar la lámpara apuntando hacia la fuente de vidrio, nuevamente por sobre de ella, de manera que las burbujas reciban luz suficiente.
  5. Volcar el agua dentro de la fuente y luego añadirle el aceite. Mezclarlo con una cuchara o tenedor, hasta que quede una cantidad interesante de burbujas.
El circo de las burbujas de colores

El circo de las burbujas de colores

Dos aclaraciones respecto de la foto: la primera es que la cámara debe estar perpendicular a la fuente, no inclinada como se ve en la imagen. Las fotos definitivas de las burbujas las tomé con la cámara bien perpendicular a la fuente e incluso con un lente diferente al que se ve en la foto. La segunda, es que en mi caso puede verse que conecté la cámara a la computadora. No es para nada necesario pero sí de gran comodidad porque permite ver las fotos en mayor tamaño y sin mover la cámara.

¡Quiero ver esas burbujas de colores!

Una vez que todo está armando el resto es bastante simple, sólo hace falta paciencia y un buen foco. Lo ideal es disparar con control remoto para no mover la cámara y así evitar que la foto salga borrosa. También se puede usar el timer, pero dado que las burbujas suelen tener algún movimiento, es posible que la composición que se obtenga no sea la que elegimos. No obstante, por la esencia de la foto es probable que haya que sacar varias hasta que una nos guste.

Una aclaración importante: lo ideal para estas fotografías es utilizar un lente macro, que permite lograr un enfoque muy fino y un gran acercamiento. En mi caso, como no tengo lente macro, utilicé el Nikkor 35mm f1.8 junto con unas lentillas de aproximación, que permiten enfocar a una distancia relativamente corta y logra buenas imágenes. También se puede usar alguna cámara compacta, que suelen tener buena calidad en lo que respecta a fotografías macro.

Finalmente, vale aclarar que mis fotos de las burbujas de colores tienen algún trabajo de post-producción, sobre todo para resaltar los colores y el contraste, así como también para destacar el foco y el volúmen de las burbujas.

¡Intentalo y compartí los resultados!

Si leíste todo este post será porque seguramente tenés ganas de intentarlo. No te limites si algo te falta, buscá la forma de reemplazarlo. A mi me ocurrió, con el lente principalmente y con los objetos para darle color (¡las fotos de Bill son mucho más interesantes!), pero disfruté haciéndolo y buscando la manera de reemplazar las cosas que me faltaban. Luego de hacerlo, te invito a que me mandes las fotos con tus burbujas de colores y con gusto las publicaré.