Sólo quedan los recuerdos

Hoy recuerdo con nostalgia, esos tiempos tan felices,
donde libre por canales, tibias aguas yo zurcaba,
coloridos los paisajes, con sus miles de matices.

Conformado lentamente, sin notar cuándo cambié,
dejé de lado esos sueños, mis deseos ahogué.
Y poco a poco fui perdiendo, ese ímpetu jovial,
esas locas inquietudes, y esas ganas de volar.

Sólo queda el consuelo, la amarga sensación,
de haber sentido al menos, en mis días el calor,
esas caricas de brisa suave, esa tan bella canción.

Sin embargo las cadenas, que no puedo liberar,
me retienen, me apresan, no me dejan navegar.
Ya los tiempos son distintos, traicioné a mi corazón,
por creer que la respuesta, la tenía la razón.

Hoy me entrego ya vencido, en lamentos de verdad,
por abandonar mis sueños, y dejarme omnubilar,
sólo quedan los recuerdos y esta triste soledad.

Esta triste soledad